Yo defiendo mi creencia, no somos asesinos

Las declaraciones del Fiscal general Tareck William Saab con respecto a la propuesta de ley de protección animal, en principio debemos estar conscientes que fueron quizás impulsadas por una serie de hechos condenables y que la comunidad religiosa yoruba de Venezuela repudia y no comparte, como lo fueron los casos de maltrato animal que fueron grabados en video y difundidos en las redes sociales, estos actos fueron ejecutados por personas que no profesan y no son sacerdotes de nuestra práctica religiosa, sin embargo hay que destacar que hay un reducido número de practicantes de nuestra religión que inconscientemente dejan material esotérico y animales en algunas vías públicas, es evidente que estas malas prácticas generan malestar en la población general que no afecta y no profesa nuestra fe, he allí otro elemento que se suma quizás a diversos elementos pudiesen ser parte de las cuales declaraciones del fiscal general, hay que señalar que también existió un ejercicio de aplicación de una norma de igual intención en el estado de la Guaira.

Sin embargo mas allá de eso hay que comenzar por derrumbar los mitos urbanos construidos por evangélicos en torno a nuestra practica Yoruba Lukumi, los evangélicos en si mismo se han encargado de construir una serie de matrices de opinión alrededor de nuestra religión, por ello es necesario dejar claro varios puntos:

  1. La inmolación a orisa no es un acto que sea cotidiano o a diario, su mayor expresión se lleva a cabo en las ceremonias de consagración de nuevo sacerdote o sacerdotisa.
  2. El maltrato animal no es parte de nuestra liturgia ceremonial mucho menos de nuestras prácticas, dentro de nuestras creencias es tabú el maltrato animal.
  3. Los animales que se utilizan en estas ceremonias son animales que no están en peligro de extinción, mucho menos fauna salvaje protegida, son animales que están estipulado bajo la ley como animales para el consumo humano.
  4. El proceso de inmolación es en sí mismo un acto donde se comparte con las deidades estos animales que luego son cocinados y compartidos entre la familia religiosa, no hay actos, sádicos ni mucho menos de maltrato, aquí cualquier persona va a una carnicería y compra carne del animal que guste, esos animales fueron sacrificados en condiciones muchas veces criticables y además de ello son sacrificados en masa, vivimos en un país que no es totalmente vegano o vegetariano.
  5. Nuestra religión específicamente Yoruba es de carácter ancestral reconocida por la UNESCO como Patrimonio religioso y cultural de la humanidad, considerada por algunos como la quinta religión en el mundo, lo más interesante a señalar de este reconocimiento es que se concibe también como una cultura porque alberga en sí misma una serie de manifestaciones que van desde la comida hasta formas de organización social. El preámbulo de nuestra constitución establece que “con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado, que consolide los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común…” Entonces pues la concepción pluricultural es un elemento que es orientador de la carta magna de nuestro país, por otra parte tratar de anular esta manifestación religioso cultural significa atentar contra un patrimonio de la humanidad.
  6. El artículo 57 de nuestra Constitución establece en sus últimas líneas lo siguiente “No se permite el anonimato, ni la propaganda de guerra, ni los mensajes discriminatorios, ni los que promuevan la intolerancia religiosa”, Nuestra práctica religiosa no discrimina y es tolerante ante las diversas manifestaciones religiosas sin embargo es un derecho que el estado nos garantice el cumplimiento de tal cosa, ya que hemos sido víctima de persecución y señalamiento por sencillamente profesar nuestra fe.
  7. Pareciera contradictorio que se vean posturas que podrían ser las mismas que enarbolaría la iglesia católica del siglo XVI con la inquisición, lo más preocupante de este escenario es que pueda llevar a una escalada de odio y persecución.

Ahora no estamos totalmente seguros si las declaraciones del Fiscal General fueron alteradas por algún medio de comunicación sin embargo, es necesario señalar que nuestra practica Yoruba Lukumi está compuesta por familias donde niños, niñas, mujeres y hombres son afectos a nuestra fe, no creemos que sean potenciales asesinos, lo que más preocupa con esta situación es una gran escalada de odio, exclusión, vejaciones y violencia en contra nuestras familias y hermanos religiosos.

Hay que hacer un llamado a la población Yoruba Lukumi de Venezuela y no dejarse llevar por personeros que buscan utilizar nuestra problemáticas como trampolín político o salto a la fama, es necesario mantenerse unidos y alejarnos de los aprovechadores de oficio que no representan nuestra fe ni mucho menos al pueblo religioso venezolano.


Los artículos de opinión son responsabilidad única, individual y exclusiva de sus autores y no representa la posición, argumentos o ideas de la Asociación Nacional de Sacerdotes de Ifá (ANSI) indistintamente de la posición o cargo que ocupe dentro de la estructura nacional, regional o municipal de esta institución, salvo que se comunique en acto oficial lo contrario. Las opiniones, consideraciones y posiciones oficiales de la Asociación Nacional de Sacerdotes de Ifá de Venezuela (ANSI) serán solo aquellas que sean producto de sus comunicados oficiales decididos en sesión de Junta Directiva y Concilio Nacional.
Argisay Molina - Ọlọ́ òṣún "Oñí Ilé"
Afiliado de ANSI Olorisa Distrito Capital | argisay22@gmail.com | + posts

Argisay Molina - Ọlọ́ òṣún "Oñí Ilé". Historiador, Profesor e Investigador.

Publicaciones Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *